CÓMO Y POR QUÉ INVERTIR EN CONSUMO Y LUJO

Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin

Todos, pero absolutamente todos, hemos escuchado estos días una infinidad de comentarios sobre la inflación. Ésta está disparada y es la más alta de los últimos 25 años. Esto, por supuesto, hará disminuir enormemente tu poder adquisitivo y será un problema para muchas empresas.

Al principio nos decían que era transitoria, pero ahora ya nos van diciendo que nos vayamos acostumbrando a ella durante todo el año, aunque la FED sigue diciendo que no es nada de lo que preocuparse a corto plazo, pero mientras tanto vemos a Michael Burry ponerse corto en bonos.

Pero, ¿Cómo nos afecta dicha inflación como inversores y cuál es la mejor manera de manejar nuestras inversiones en un período de alta inflación?

Warren Buffett, en una de sus cartas nos comenta lo perjudicial que puede ser un período inflacionista para un inversor, ya que cuando a tu retorno en bolsa le restas la inflación y los impuestos, tu beneficio real puede ser negativo aunque la empresa se comporte muy bien.

Pero por supuesto, un período inflacionario no es sólo perjudicial para los inversores, también lo es para las empresas, ya que el precio del material que necesitan para trabajar aumenta. De hecho, muchos de los materiales básicos han aumentado más de un 50% en un solo año.

Esto pone a las empresas en un profundo dilema:

  • Pagar un precio mayor por sus materiales básicos y obtener un margen menor
  • Aumentar sus precios y esperar que el volumen de ventas no disminuya

Ante esta situación, nosotros como inversores, ¿Dónde ponemos nuestro dinero? De nuevo, Warren Buffet nos da unos consejos y su visión sobre qué tipo de negocios son los que mejor suelen hacerlo incluso en periodos inflacionarios. Según él (y lo comparto), los negocios tienen que tener dos características:

  • La capacidad de aumentar los precios fácilmente sin que ello afecte a las ventas
  • La capacidad de ampliar el volumen de negocio con poca inversión de capital.

Si una empresa tiene unas ventas de 100.000€, y sus costes son de 70.000€, su margen es del 30%. Si esos costes aumentasen un 21% (15.000€) debido a la inflación, el margen caería un 50% (sería del 15%). Pero si la empresa sube los precios y factura 120.000€, mantendría sus márgenes.

Sabiendo ahora lo que tenemos que buscar, vamos a indagar en dos sectores:

  • Bienes de consumo
  • El sector del lujo

Para los bienes de consumo no tienes más que abrir tu nevera, tu despensa o el armario de la limpieza para encontrar ideas de inversión. Muchas marcas de productos del hogar están confeccionadas y son comercializadas por compañías que pueden ser inversiones interesantes.

Estas compañías pueden ser buenos paraísos defensivos durante las recesiones económicas, ya que la gente sigue usando pasta de dientes o pañales para bebés a pesar de que la economía esté sufriendo una fuerte recesión.

El sector de los bienes de consumo se compone de industrias como la de comidas, bebidas, productos de cuidado personal y para el hogar, y el tabaco. Ojo, estas empresas suelen ser muy grandes y, por lo tanto, se mueven despacio.

Los mercados de bienes de consumo no suelen crecer más rápido que el PIB y, a veces, incluso lo hacen más despacio. Pese a este lento crecimiento , las acciones de bienes de consumo suelen ser realmente rentables y bastante estables, con un CAGR medio del 8% en 20 años.

Por su madurez, la mayoría de las industrias de bienes de consumo ya han atravesado períodos de consolidación, por lo que la mayoría de las industrias están dominadas por un puñado de grandes compañías que representan la mayor parte del volumen de ventas en su categoría.

La madurez del sector también significa que las empresas disponen de pocas estrategias de crecimiento, y la mayoría de ellas dependen de la combinación de los enfoques que te muestro a continuación:

  • Robar cuota de mercado a los competidores introduciendo nuevos productos
  • Crecer mediante adquisiciones de otras compañías de bienes de consumo
  • Reducir los costes operativos
  • Vender los productos en el extranjero

Estas empresas también tienen riesgos.

Uno de ellos es el aumento de poder de los minoristas. Un ejemplo es Wal-Mart, ya q ha ido ganando terreno hasta dominar el sector minorista en EEUU. y, por tanto, los fabricantes de bienes de consumo han perdido poder de fijación de precios

También está el riesgo de litigio, el cual afecta especialmente a las tabacaleras. El riesgo de tipo de cambio. Una divisa local fuerte puede deprimir las ventas en el extranjero. Además, dichas empresas, al ser marcas potentes y con rendimientos sólidos, suelen estar caras.

Pero, al margen de los riesgos, una característica muy atractiva de este competitivo sector es que las compañías de productos de consumo suelen tener fosos defensivos anchos (amplio MOAT), y esto ayuda a preservar el poder de fijación de precios (recuerda lo que nos decía Warren Buffett).

Un puñado de grandes empresas líderes de las distintas industrias de bienes de consumo disfrutan de economías de escala de tal magnitud, que resulta prácticamente imposible que un nuevo rival pueda alcanzarlas. Las empresas de productos de consumo a menudo invierten una gran cantidad de tiempo y dinero en la creación de una marca, en mejorar la relación con el usuario, y en crear una mejor percepción del cliente sobre la empresa. Un gran ejemplo de ello puede ser Apple.

Otra gran característica son las redes que utilizan los fabricantes para que sus productos lleguen a los estantes de las tiendas, ya que éstas son muy difíciles de reproducir para la competencia, especialmente para las empresas más pequeñas.

Y, ¿Cómo se espera que evolucione el sector de bienes de consumo en los próximos años?

Pues el sector de las bebidas se espera que crezca una media de un 5.7% anualmente, el de los cosméticos un 5.3%, la nutrición personal un 16%, y el tabaco un 2.48% hasta 2026.

Una vez visto todo esto, ya sabemos por un lado lo que tenemos que buscar en períodos inflacionarios y lo que se espera y aporta el sector de bienes de consumo, pero ¿Qué hay del sector del lujo?

Cuando llegan momentos de serias turbulencias en la economía, los inversores suelen acudir a los considerados valores refugio en busca de cobijo. El oro, el bono alemán o el yen japonés son algunos de ellos, pero el sector del lujo forma parte también de este selecto grupo. Aquí lo que nos interesa es el alto poder de fijación de precios y, para que te hagas una idea de lo que piensan los dueños de las mejores marcas del mundo, mira lo que dice Benedetto Vigna, consejero delegado de Ferrari:

“Ferrari es una marca premium por la que los clientes están dispuestos tanto a esperar como a pagar. Hay una manera de gestionar la lista de espera adecuadamente ajustando los precios y, de hecho, ya hemos empezado a aumentar los precios para poder gestionar adecuadamente esta situación. Normalmente los clientes también están dispuestos a esperar un poco, porque cuando conduces un Ferrari, no conduces sólo un coche, conduces un Ferrari».

Creo que este argumento es demoledor, pero sigamos.

Muchas empresas del sector del lujo siguen confiando en su poder de fijación de precios debido a la fuerte demanda subyacente de sus respectivas marcas. ¿Cómo comprobamos el poder de fijación de precios? Cuantitativamente, nos fijamos en los márgenes brutos y en su estabilidad.

Observamos que los márgenes brutos previstos para la mayoría de las empresas del sector son similares a sus medias históricas, a pesar de que la inflación de los costes es más elevada que en cualquier otro momento de los últimos tres años.

Esto confirma la capacidad de las marcas fuertes para repercutir las presiones inflacionistas a través de los precios. El próspero mercado de la reventa también está desempeñando un papel importante en la consolidación de las credenciales del poder de los precios del sector.

El atractivo de los productos de segunda mano está aumentando significativamente entre los compradores más jóvenes y con mayor conciencia de sostenibilidad que buscan aumentar la circularidad de su consumo de moda.

Rebag, una plataforma de reventa de productos de lujo, lanzó hace 2 años un índice de valoración del lujo para la reventa. Los datos muestran que Hermès, Chanel y Louis Vuitton se mantiene en 2021 como las tres primeras marcas en términos de valor de marca, a pesar de la pandemia.

Para las marcas líderes, el papel de las subidas de precios, combinado con el aumento de la inflación, podría actuar como un poderoso motor de expansión de los márgenes, teniendo en cuenta los márgenes del 25% – 30% que el sector gana de media.

De hecho, en el tercer y cuarto trimestre del 2021, en el cual ya se experimentaban unos niveles de inflación importantes, las empresas de lujo crecieron en ventas una media de un 7% y 16% respectivamente con respecto a las ventas del 2019.

Las caídas en bolsa de este tipo de empresas en las últimas semanas, muchas de ellas alrededor del 30%, pueden provocar fuertes recompras por parte de las compañías, beneficiando así al accionista. Si además subiesen los tipos, el sector estaría bastante protegido, ya que el sector tiene un apalancamiento bastante bajo.

Una cosa curiosa es que las marcas más grandes están creciendo a ritmos mucho más altos que las más pequeñas, cuando se podría esperar lo contrario. En 2020 los consumidores acudían en masa a marcas conocidas en todas las categorías consumo.

Sin embargo, incluso la salida lenta de la pandemia y el camino hacia la normalidad no parece haber cambiado las preferencias de los consumidores hacia marcas más pequeñas, lo que aumenta la polarización observada en la industria.

Además de todo ello, si nos fijamos en las principales empresas, no sólo su comportamiento en bolsa ha sido excepcional, sino que sus ventas y sus beneficios por acción también lo han sido, con un crecimiento medio anualizado del 7%

Y, ¿Cómo se espera que lo haga el sector del lujo en los próximos años?

Según Statista, se espera que las ventas del sector de los bienes de lujo crezcan a un ritmo del 4.69% anual hasta el 2025.

Y llegados a este punto te preguntarás, y ¿Cómo invertimos en estos sectores? Lo más sencillo es hacerlo a través de fondos o ETF.

Te dejo algunos ISIN que podrían serte utilidad:

  • LU0217139533 (Pictet-Premium Brands)
  • LU0329430986 (GAM Multistock – Luxury Brands Equity)
  • LU0332193779 (NN (L) Food & Beverages)
  • LU0823412266 (BNP Paribas Funds Consumer Innovators N Capitalisation)
  • LU0114721508 (Fidelity Funds – Sustainable Consumer Brands)
  • LU1681048630 (AMUNDI S&P GLOBAL LUXURY ETF)

NOTA: Tienen unas carteras excepcionales, pero sus comisiones son algo elevadas.

NOTA 2: Nada de lo aquí nombrado supone una recomendación de compra o de venta.

Aquí podemos ver las principales posiciones del fondo GAM Multistock Luxury Brands:

Por lo tanto, aunque los sectores de bienes de consumo y del lujo sean sectores maduros, la demanda de comida, bebidas, productos del hogar, joyas, coches caros, ropa cara y tabaco, pueden sumar un rendimiento bastante estable.

Además, muchas de estas compañías gozan de un buen MOAT, ventajas competitivas sostenibles que se traducen en poder de fijación de precios y rentabilidad, junto con flujos de caja libre generosos, justo lo que le gusta al bueno de Warren Buffet, y espero que ahora a ti también.

 Espero que el post os haya gustado y os haya servido para conocer mejor el sector del consumo y el lujo.

Si te ha gustado, compártelo para que llegue a más gente.

¡El conocimiento es poder!

Buena inversión

Deja un comentario

Cerrar menú