ETF EXPLICADOS

Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin

En el post de hoy vamos a ver qué es un ETF, su historia, qué tipos hay y por qué están tan de moda. Mucha gente no los conoce pero, como siempre, lo veremos todo de una manera clara y sencilla. Vamos allá.

¡Comenzamos!

Lo primero es saber qué es un ETF. Un ETF es una institución de inversión colectiva, parecida a los fondos de inversión, que puede comprarse y venderse en bolsa igual que las acciones de las empresas. Combinan las ventajas de los fondos colectivos y las acciones.

ETF es un acrónimo en inglés que significa Exchange Traded Fund. Los ETF son fondos de inversión cotizados de gestión pasiva. Esto significa que su cometido se limita a replicar un índice, es decir, se gestiona de tal modo que refleje exactamente la rentabilidad de un índice.

Por ejemplo, si el ETF está indexado sobre el Nasdaq100, y éste sube un 10% a lo largo de un año, el comportamiento del ETF tiene que ser como el del Nasdaq 100. Debe proporcionar a los inversores exactamente la misma rentabilidad menos comisiones.

Los ETF son una innovación reciente en la historia de la gestión de carteras. El primer ETF empezó a cotizar en 1993 gracias a las teorías de carteras modernas de Harry Markowitz y William Sharpe, que fueron los que dieron pie a pensar en vehículos de esta naturaleza.

Fueron los que, de forma involuntaria, dieron pie a pensar en vehículos de esta naturaleza. En los años 50 y 60, Markowitz publicó la teoría moderna de carteras y Sharpe desarrolló los conceptos de beta y la idea de utilizar un benchmark o índice de referencia.

En 1973, Malkiel publicó un ensayo en el que argumentaba que la mayoría de fondos de inversión no logran batir al benchmark. Más tarde, en 1975, el famoso John Bogle lanza el Vanguard 500 Index Fund, el primer fondo indexado con características de ETF.

La guinda vino en 1992, cuando Sharpe demuestó en un estudio que más del 90% del resultado que se obtiene en una cartera es del asset allocation, y no por la selección de valores. Es decir, la clave está en escoger bien la categoría de activos, y no tanto acciones y bonos.

Teniendo esto en cuenta, un año más tarde comenzó a cotizar el primer ETF, el SPDR S&P 500, uno de los mayores del mundo actualmente. A Europa llegaron en el 2000, y a España en el 2006. Desde entonces, el uso de ETF en el mundo no ha dejado de crecer.

Pero vayamos al grano. ¿Cómo funciona un ETF?

ETF = Fondo de inversión + Acción

El proceso de contratación es exactamente igual que cuando contratas una acción: das una orden a tu bróker y éste te cobrará las comisiones por operar, pero éstas suelen ser muy reducidas.

Al igual que sobre las acciones, se pueden dar las siguientes órdenes sobre los ETF:

  • Órdenes limitadas: que se ejecutan a su precio límite.
  • Órdenes por lo mejor: que quedan limitadas al mejor precio
  • Órdenes de mercado: que se negocian al mejor precio del lado contrario del libro de órdenes.

Se contratan a tiempo real, no hay comisiones de suscripción ni de reembolso y pueden repartir dividendos, aunque también los hay que no lo hacen. Con ellos siempre sabrás en qué momento y a qué precio tienes hecha tu inversión.

Con los fondos de inversión eso no pasa. Si hoy doy instrucciones para comprar un fondo de inversión, la operación se hará a un precio que desconozco (cierre de hoy) y, para ver la compra realizada en mi cartera, pasarán dos días más en el mejor de los casos.

Y, ¿Cómo replican los ETF a su índice de referencia?

En términos generales, los gestores de ETF utilizan dos técnicas: la réplica física y la basada en swaps.

Ambas presentan ventajas y desventajas, por lo que se usará una u otra en función de la que se considere más eficiente para cada fondo.

La réplica física consiste en replicar la rentabilidad de un índice comprando todos los valores del mismo, o una muestra de ellos. Hay 2 métodos:

  • Réplica total: se compran todos los valores subyacentes que lo componen (p.ej., un ETF del IBEX35 posee los 35 valores del índice conforme a su ponderación en el mismo)
  • Réplica optimizada: El tiempo, esfuerzo y gasto que implicarían las transacciones necesarias para replicar un índice como el MSCI World, con 1500 valores, podrían ser desfavorables para la cartera. Por ello, los gestores a veces compran sólo una muestra representativa de los componentes del índice.

El otro tipo de réplica, son los ETFs basados en swaps, conocidos también como “réplica sintética”, basada en un contrato de swap entre un banco de inversión y el proveedor del fondo. La principal característica de estos ETF es la utilización de instrumentos financieros derivados OTC que proporcionan la rentabilidad del índice de referencia. En este tipo de réplica, la estrategia de inversión se fundamenta en un acuerdo de contrapartida.

Por lo general, los ETF de réplica física tienen una transparencia total, y no hay riesgo de crédito o contrapartida. En cambio, los sintéticos ofrecen un seguimiento preciso del índice de referencia antes de comisiones (menor tracking error) y acceso a mercados no disponibles en la réplica física, como materias primas o emergentes.

Puede que a algunos inversores no les importe la manera en que un ETF replique la rentabilidad del índice. No obstante, otros pueden tener una preferencia. Lo bueno es que los proveedores de ETF son muy transparentes con respecto a la replicación y publican si un ETF es físico o sintétito en el KIID y en el folleto. 

Y, ¿En qué puede invertir un ETF? No existe una clasificación oficial, pero según el índice que repliquen, pueden estar especializados en:

  • Índices de renta variable:
  • Índices de renta fija
  • ETF monetarios
  • Índices nacionales
  • ETF de materias primas
  • Índices globales
  • Índices según capitalización
  • ETF sectoriales

Me encantaría explicar todos y cada uno de los puntos de la clasificación anterior, pero el post sería inmenso. Si gusta, lo extenderé en otro post. Antes de seguir, me gustaría mostraros este tuit de Fernando Luque en el que nos muestra una lista enorme de ETF.

https://twitter.com/MorningstarES/status/1379696225440649216

Siguiendo con el tema, cualquiera podría pensar que los fondos indexados cubren ya la parcela de los ETF, replicar a un índice con comisiones bajas y sin complicaciones de réplicas sintéticas. Y es cierto, pero hasta hace nada apenas habían fondos indexados más allá del mercado americano.

Pero donde los ETF no tienen competencia es en la cantidad de estrategias de inversión que se pueden hacer con ellos, tanto que cualquiera puede invertir como un gestor profesional. Dentro de los ETF hay varias categorías, como las ya vistas, pero también hay otras muy interesantes.

Una son los ETF apalancados. Replican al índice con un determinado apalancamiento, de tal forma que las ganancias o pérdidas del índice se incrementan según el grado de apalancamiento. En ellos se asume un mayor riesgo. Los escenarios, tanto positivos como negativos, son amplificados.

Por ejemplo, el LYXOR IBEX 35 DOBLE APALANCADO replica al IBEX 35. Aunque matemáticamente no coincida, la idea es que si el IBEX sube un 2%, el ETF subirá un 4% aproximadamente.

Aquí vemos un ejemplo del IBEX 35 normal y el Lyxor doble apalancado.

Otra de las opciones interesantes, son los ETF inversos. Permiten a los inversores operar en sentido contrario al mercado al que replican en general. Nos pueden hacer ganar dinero cuando los mercados caen. Sin embargo, producen minusvalías cuando los mercados suben.

Hasta ahora, cuando los mercados se ponían en negativo, te refugiabas en la liquidez o renta fija a corto plazo. Ahora, si estás muy preparado, conoces una herramienta para ganar cuando los demás pierden: los ETF cortos. Además, éstos también pueden estar apalancados.

Para ir terminando, vamos a ver las ventajas y los inconvenientes de los ETF, así como las diferencias entre invertir en fondos de inversión o en ETF.

VENTAJAS

  • Accesibilidad: Los ETF no tienen un importe mínimo de entrada, por lo que se pueden aportar pequeñas cantidades. La mínima será siempre el valor de la participación mínima del ETF.
  • Diversificación: Reducen mucho el riesgo de inversión al invertir en una “cesta” de activos.
  • Eficiencia: Replican a un índice de la forma más fiel posible.
  • Liquidez: Se puede entrar y salir del ETF en el momento que nosotros queramos.
  • Capacidad Operativa: Siempre sabrás a qué precio tienes hecha tu inversión
  • Costes muy reducidos: Tienen las comisiones de gestión más bajas
  • Flexibilidad: Tienes ETF para invertir en todo lo que te puedas imaginar.
  • Transparencia: Siempre tendrás muy claro cuál es tu inversión y la dirección que sigue en todo momento. En los fondos de inversión no. Si inviertes en un fondo de fondos, es muy difícil saber qué distribución de activos tienes de forma global.

INCONVENIENTES

  • No cuentan con la ventaja del diferimiento fiscal de los fondos de inversión. Si vives en España, puedes traspasar tu dinero de un fondo a otro sin tributar. En un ETF, cada vez que quieras cambiar tu inversión, tendrás que vender, tributar, y luego volver a comprar.
  • Restricciones para inversores europeos: Por la Mifid II, se restringe al inversor particular la posibilidad de invertir en ETF que no tengan el KID y el PRIIP fuera de la Unión Europea. Es decir, no podremos invertir desde Europa en muchos ETF americanos.
  • Riesgo de liquidez: Hay ETF que tienen un volumen de negociación diario muy pequeño y eso da lugar a que el ETF sea poco líquido. Es decir, hay poca oferta y demanda
  • Los ETF no cubren las estrategias multiactivo tan bien como los fondos. Cuando digo estrategias multiactivo me refiero a una cartera que incluya efectivo o liquidez, renta fija y renta variable, que es lo que haría un fondo de inversión mixto.
  • No hay una gestión activa detrás. La gestión activa, muchas veces trata de disminuir el riesgo y las caídas del fondo. Sin embargo, un ETF está ligado a lo que haga el mercado, y si él cae, el ETF también.

Como ves, a través de los ETF se puede invertir prácticamente en todo. Eso si, todo tiene ventajas e inconvenientes. Lo importante es saber qué es lo más adecuado para ti y tu estrategia de inversión.

Espero que os haya gustado el post y os haya servido para entender un poco mejor los ETF.

Si te ha gustado, dímelo en los comentarios o comparte para que le llegue a más gente.

¡El conocimiento es poder!

Buena inversión.

Deja un comentario

Cerrar menú