FONDO BBVA QUALITY INVERSIÓN CONSERVADORA

Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin

Tal y como comenté en Twitter, voy a analizar algunos de los fondos más famosos de la banca española y en este post lo voy a hacer del más grande de todos ellos. El gran protagonista es el Quality Inversión Conservadora.

¡COMENZAMOS!

El gran fondo Quality Inversión Conservadora no es que sea grande porque yo lo diga, es que ha sido el fondo de inversión más contratado y de mayor tamaño en la historia de España.

Actualmente gestiona 9683.65 millones de euros de decenas de miles de partícipes.

Su gestora, como bien podrás imaginar es BBVA Asset Management. Tienen más de 7.5 millones declientes, 100.000 millones de euros bajo gestión, presencia en muchos países y 50 de experiencia. Ojo que el 10% del patrimonio está en un solo fondo, el que vamos a analizar.

El Quality Inversión Conservadora es un fondo de fondos global, es decir, puede invertir su patrimonio en otros fondos de inversión que inviertan en cualquier mercado y en cualquier clase de activos de renta variable, renta fija y materias primas emitidos en distintas monedas y regiones.

La inversión en fondos se hace por varios motivos:

  • Los gestores no tienen conocimientos de un mercado y prefieren elegir un fondo que sí los tenga
  • Para diversificar y disminuir el riesgo de la cartera

Pero una mayor diversificación no tiene por qué significar menos riesgo, y mucho menos que hayan bajos costes.

Se invierte 50%-100% del patrimonio en otras IIC financieras (activo apto), de gestión tradicional o alternativa, armonizadas o no (máximo 30% en IIC no armonizadas), del grupo o no de la gestora. Es decir, pueden invertir en otros fondos del BBVA. Qué pillos.

En cuanto a los activos de Renta Fija puede haber de todo, pero un 10% pueden ser bonos basura, es decir, deuda con alta probabilidad de impago. Puede no parecer mucho, pero un 10% de 9683 millones son 968 millones de euros. Ya quisieran muchos fondos tener ese patrimonio (y yo también).

Pero veamos lo que a todo el mundo le gusta ver primero, la rentabilidad del fondo.

Las rentabilidades medias de los últimos años son:

  • A 3 años: -1.61%
  • A 5 años: -0.4%
  • A 10 años: 0.25%

Esas son las medias, pero la acumulada a 5 años es de un -1.93% y a 3 años de -4.63%.

Las rentabilidades absolutas están muy bien, pero las más importantes son las relativas. En finanzas, como todo en la vida, hay que comparar las cosas con algo para saber si se está haciendo mejor o peor que la media. Se suele comparar con un índice de referencia o Benchmarck.

Ojo a la comparativa con los demás. Si nos fijamos en la evolución desde sus inicios, desde el 2014 lo ha hecho peor que otros fondos mixtos, y qué decir comparándolo con su índice de referencia.

Si miramos las diferencias con la categoría, las diferencias (a mal) son más que evidentes. En lo que va de año lleva el fondo una pérdida del -6.35%, y la categoría un -3.05%. Hablamos de más del doble de pérdidas que la categoría.

Vemos que el fondo ha tenido una rentabilidad muy inestable y que parece estar lateralizado en los últimos 8 años. Ha obtenido rentabilidades negativas en años en los que la renta fija lo ha hecho bien y poco explosivas en los años buenos de renta variable (recordemos que puede tener un 30% de RV).

Tuvo un 2015 especialmente malo, además de este año. En el 2018, aun siendo malo para la gran mayoría de fondos, tampoco supo aprovechar el tirón del dólar, y eso que tiene libertad de invertir hasta un 100% en una divisa diferente al euro.

Si realizamos un análisis cuantitativo más a fondo, vemos que el Alfa del Quality es negativo. El alfa mide la rentabilidad obtenida por un fondo y la que podría haber obtenido el índice de referencia con el mismo riesgo que el fondo.

Hay que buscar siempre alfas positivas. Un alfa positivo quiere decir que tiene más rentabilidad por unidad de riesgo que el índice de referencia. En este caso no es así, por lo que sería de momento mejor invertir en el índice antes que el fondo. Este dato es muy importante.

El siguiente dato a tener en cuenta es la volatilidad. Puede ser una de las medidas más relevantes de un fondo. El riesgo se mide con la volatilidad, que mide la variación o desviación del fondo con respecto a una media. A mayor volatilidad, mayor riesgo y mayores sustos.

Sabiendo esto, vemos que la volatilidad del fondo es de un 3.7% si nos vamos a 5 años y un 4.16% a 3 años. Hay una especie de consenso de que más de un 3% de volatilidad ya es moderado, no conservador, pero es algo muy subjetivo.

El siguiente dato relevante es la beta del fondo. La beta es la volatilidad del fondo con respecto a su índice de referencia. Si un fondo tiene una beta>1, quiere decir que cuando el benchmarck se mueve, el fondo se mueve en una cuantía mayor que ese índice de referencia. Si el benchmarck sube un 1%, el fondo sube un 1.2% por ejemplo.

Pues bien, vemos que la beta del fondo es de un 0.23%. Cuando las betas son menores que 1 quiere decir que son fondos defensivos. Es decir, cuando las cosas van mal, cae menos que el índice de referencia, pero cuando van bien tampoco sube mucho.

Un ratio que a mí me gusta mucho ver es el ratio Sharpe. Mide la rentabilidad del fondo en un período menos la tasa de interés libre de riesgo, dividido entre la volatilidad. Cuanto más alto mejor. ¿Por qué? Porque te da más rentabilidad por unidad de riesgo asumida.

Se puede contemplar que el Sharpe es negativo. Eso ocurre cuando las rentabilidades del fondo son negativas y no puede medirse correctamente. En otras palabras, «horribilus totalus».

Si analizamos la cartera, vemos que hay fondos de todo tipo, ETFs y futuros en las 10 primeras posiciones del fondo. Entre todos ellos suman casi el 50% del total de activos del fondo. Por lo que tienen una relevancia importante.

Todo ello tiene un problema que no te contará jamás el banco: las comisiones.

Cuando se invierte en un fondo de fondos, el propio fondo tiene sus propias comisiones de gestión, pero ahí no se incluyen las comisiones que a ellos también les cobran los otros fondos por invertir en ellos, y que por supuesto te las cobran a ti.

En Morningstar no se ven esas comisiones, pero si vas a la ficha del fondo oficial sí que sale. Tiene las siguientes comisiones:

  • De gestión: 1% anual
  • De gestión de otros fondos: máx. 0.6%

De depósito: 0.1% anual más un posible 0.15% adicional.

Es decir, que si has invertido en el fondo 100.000€, por poner un ejemplo, mínimo te van a cobrar un 1.100€ al año por una rentabilidad media anual en los últimos 3 años de un -1.61%.

Por último, la principal exposición por país del fondo está en Estados Unidos, estando a pesar de todo casi equitativamente repartido el capital por todo el mundo.

En mi opinión, no me gusta nada que tenga casi un 10% en servicios financieros, ya que es un sector que va fatal, y me sorprende el resultado tan pobre teniendo un 8.23% invertido en comunicación, un 12% en tecnología y un 8.29% en el sector salud.

Espero que os haya gustado el hilo. Por supuesto todo el hilo no supone ninguna recomendación de inversión.

Si te ha gustado, dímelo en los comentarios y comparte para que llegue a más gente.

El conocimiento es poder.

Buena inversión.

Deja un comentario

Cerrar menú