LA INFLACIÓN

Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin

Hoy vamos a ver qué es la inflación, cómo nos afecta y por qué es tan importante, tanto para inversores como no inversores. Mucha gente ya la conoce, pero como siempre, lo veremos todo de una manera clara y sencilla. Vamos allá.

¡Comenzamos!

La inflación es uno de esos temas de los que todo el mundo habla, pero que casi nadie entiende. Últimamente pensamos mucho en ella cuando vamos al supermercado y nos gastamos mucho más para llenar el carro de la compra.

Los ahorradores también temen a la inflación, y es por ello que sacan su dinero de “debajo del colchón” para invertirlo y que no pierda valor o poder adquisitivo. La inflación ha llegado a ser tan grave en algunos países, que ha llegado a generar serios problemas políticos.

Lo primero que hay que saber es qué es la inflación.

La inflación es una variación generalizada al alza de los precios de los bienes y servicios durante un periodo de tiempo, normalmente un año. Cuando los precios suben, disponemos de menos dinero para comprar bienes y servicios, es decir, perdemos poder adquisitivo.

La subida de precios provoca pérdida de poder adquisitivo, pero ¿Qué es realmente? Significa que mañana podremos comprar menos cosas con el mismo dinero de hoy.

Por ejemplo: Si tengo 10€ y hoy 1kg de peras vale 2€, podré comprar 5kg, pero si mañana vale 2,5€/kg, podré comprar sólo 4kg.

Y, ¿por qué aumentan los precios de los productos y los servicios? Por algo muy sencillo: la oferta y la demanda.

Si la oferta de un producto es muy grande, por ejemplo que hayan muchísimas naranjas en invierno debido a una buena cosecha, su precio tenderá a bajar. En cambio, si la oferta de un producto es escasa, por ejemplo un cuadro de Sorolla, su precio aumentará.

Y, ¿Qué pasa con la demanda? Pues la relación inversa: si demanda por un producto es muy alta, el precio subirá y si la demanda disminuye, bajará.

Pero la inflación recordemos que es un aumento generalizado de los precios. Eso quiere decir que la inflación no aumenta si sólo sube el precio de producto específico, sino a un aumento de precio de todos los productos que hay en una economía.

Si una economía dice que ha habido una inflación de un 5% en un año, quiere decir que el promedio de precios de todo el país se eleva un 5%

Uno de los ejemplos más brutales que se han vivido en los últimos años es el de Zimbabue. En 2008 se estimó que su inflación era de 89.700 millones por ciento, es decir, que los precios se duplicaban cada 24 horas. El Banco de Zimbabue imprimió billetes de 100 billones de dólares zimbabuenses (4 dólares estadounidenses).

Pero, ¿Qué factores pueden hacer que todos los precios de una economía aumenten de manera generalizada?

Vamos a ver a continuación cuáles son los más importantes:

  • La Inflación Salarial:

Es un aumento general en el costo de los bienes derivado de un aumento de los salarios. 

Dicha inflación ocurre cuando los salarios aumentan y las empresas deben, para pagar los salarios más altos, cobrar más por sus productos y/o servicios. Además, cualquier aumento salarial que se produzca aumentará la oferta monetaria de los consumidores. Con más oferta, los consumidores tienen más poder adquisitivo, por lo que aumenta la demanda de bienes, y un aumento en la demanda de bienes aumenta el precio de los bienes.

  • La Inflación de Costes:

La causa más común de inflación de costes comienza con un aumento en los costes de producción, que puede ser esperado o inesperado. Por ejemplo, que el costo de las materias primas utilizado en la producción de una empresa aumente.

Hay que tener muy en cuenta que la materia prima más inflacionaria es el petróleo.

Un ejemplo sería el de una empresa que utiliza cobre en el proceso de fabricación, y que el precio del metal aumente repentinamente. Dicha empresa podría traspasar ese aumento de precio a sus clientes.

Aquí vemos la evolución del precio medio de las materias primas y la inflación en EE.UU.

Otra causa de la inflación son los desastres naturales (inundaciones, terremotos…). Si se causan daños a una instalación de producción y sufre una interrupción parcial de la producción, pueden producirse mayores costes de producción, teniendo que aumentar los precios para recuperar las pérdidas del desastre.

Por ejemplo, imagina que la producción de una economía crece al 5% anual. Si en ese país se presenta un fenómeno climático que termina arruinando buena parte de las cosechas, y reduciendo la cantidad de alimentos que hay para la gente, se va a presentar un fenómeno inflacionario.

¿Por qué? Imagina que antes habían 10kg de alimentos por persona, y a raíz del fenómeno climático, tenemos 10kg de alimentos pero para repartir cada 100 personas. La gente inmediatamente va a tratar de comprar desesperadamente la comida, elevando así el precio de éstos.

Otro gran motivo es la devaluación de una moneda. La devaluación de una divisa provoca un aumento de precio en los productos importados. Por ejemplo: Si 1kg de naranjas en el mercado internacional vale 1$, y ese dólar vale 10 liras turcas, las naranjas en Turquía costarán 10 liras.

Pero si de repente hay una devaluación y el precio del dólar pasa a ser de 15 liras, el mismo kilo de naranjas pasará a costar 15 liras, encareciendo no sólo las naranjas, sino todos los productos importados: camisas, coches…

Como podréis imaginar, si un gobierno emite dinero en exceso, los precios aumentan y se genera inflación.

El que controla la llave del grifo del dinero es el gobierno a través del banco central. Los más importantes son: el BCE, La FED, el BoE, el BoJ y el Banco Popular de China.

Al dinero le pasa igual que al resto de productos: cuando hay mucho vale menos, y cuando hay poco, vale más. Cuando hay poco dinero en circulación (la oferta monetaria es escasa), cada unidad monetaria es muy valiosa. El valor del dinero es alto, y por lo tanto se pueden comprar muchas cosas con él.

La oferta monetaria y la inflación mantienen una relación directamente proporcional: cuanta más cantidad de dinero pone un gobierno en circulación, más alta es la inflación. Aquí podemos contemplar como desde 2020, al poco de imprimir mucho dinero, ha aumentado la inflación.

Cuando se habla de políticas monetarias, se habla de regular la cantidad de dinero que hay en circulación y determinar los tipos de interés, que no dejan de ser el precio del dinero.

Así se habla de:

  • Políticas Monetarias Expansivas: es cuando se aumenta el dinero en circulación y se reduce el precio del dinero (bajar los tipos de interés)
  • Políticas Monetarias Restrictivas: Lo mismo pero al revés, es decir, retirar dinero de la economía y hacerlo más caro (subir los tipos de interés).

Ahora que ya sabemos que si se fabrica más dinero del necesario se genera inflación, entonces ¿por qué a un gobierno le interesaría imprimir más dinero del que necesita si sabe que va a crear inflación?

Pues por varios motivos:

  1. El país está muy endeudado y el gobierno busca una alta inflación para pagar las deudas con mayor facilidad.

Igual que la inflación erosiona el valor del patrimonio, también erosiona las deudas. Si un gobierno debe hoy 100, y la inflación es del 10% anual, en un año su deuda en términos reales será de 90. La inflación disminuye el valor de la deuda en términos reales.

 2. El país no genera suficientes ingresos a través de los impuestos y se dedica a imprimir dinero para pagar sus gastos. Esta práctica suele acabar en hiperinflación (tasas de inflación muy elevadas).

 3. Para combatir una recesión estimulando la economía a través de políticas monetarias. El famoso QE (Quantitative Easing) puesto en marcha en 2013 por la FED es una muestra muy clara de política monetaria expansiva.

Pero, ¿Cómo se mide la inflación?

Existen varios indicadores económicos para medirla, pero el más utilizado es el IPC o índice de precios al consumo (CPI en inglés). En España, el IPC muestra el incremento de precios de una cesta tipo formada por 479 productos y elaborada con 220000 precios proporcionados por 29000 establecimientos, distribuidos en 177 municipios.

Para cada grupo se decide la importancia o peso que tiene en el conjunto de la cesta. Aquí podemos ver composición de la cesta para el año 2021. La composición del IPC se ajusta de forma anual, por lo que hacer comparaciones de un período largo de tiempo, puede provocar errores.

Pero todavía es más complicado comparar la inflación entre distintos países. Por poner un ejemplo, una categoría tan importante como la vivienda, en el IPC español vemos que es de un 13.58%, mientras que en Holanda es del 18%, en Alemania el 28%, y en UK y EE.UU. el 30%.

Pero hay un tipo de inflación del que se habla normalmente poco: La inflación subyacente. La inflación subyacente es, básicamente, la inflación pero sin incluir la energía ni los productos alimentarios.

¿Por qué se excluyen los precios de alimentación y energía?

Porque sus precios pueden ser demasiado volátiles. Los alimentos y la energía son alimentos básicos necesarios, lo que significa que su demanda no cambia mucho incluso cuando los precios suben. 

Por ejemplo, los precios de la gasolina pueden aumentar con el precio del petróleo, pero aún así necesitarías llenar el depósito para poder conducir tu coche. Del mismo modo, no dejarías de comprar alimentos solo porque los precios están subiendo en la tienda.

Además, el petróleo y algunos alimentos básicos se negocian en bolsa. La especulación de las materias primas energéticas y alimentarias genera volatilidad en sus precios, provocando fuertes vaivenes en las cifras de inflación. 

Supongamos que una economía está inmersa en una recesión, y el consumo y la inversión están por los suelos. Si se produce un año de malas cosechas y, además, sube el precio del petróleo, la inflación subirá en exceso.

La economía clásica piensa que, ante una subida desbocada de la inflación, una buena medida es subir el precio del dinero, es decir, subir los tipos de interés. Si el dinero es más caro, habrá menos demanda  de dinero y se reducirá la inflación.

Pero mira este esquema:

Significa que, ante un aumento de la inflación, el gobierno sube los tipos de interés. Tipos más altos suponen que el consumo de las familias y la inversión empresarial disminuyan y, que en consecuencia, el PIB caiga y el desempleo aumente.

En general, a medida que se reducen las tasas de interés, más personas pueden pedir prestado más dinero. El resultado es que los consumidores tienen más dinero para gastar. Esto hace que la economía crezca y la inflación aumente.

Pasa lo contrario con la subida de los tipos de interés. Los consumidores tienden a ahorrar porque la rentabilidad de los ahorros es mayor. Al gastarse menos ingresos disponibles, la economía se desacelera y la inflación disminuye.

Pero, ¿Cómo le afecta la inflación a las bolsas? Pues la inflación parece afectar a la economía y a los precios de las acciones, pero no al mismo ritmo. 

Aquí podemos ver la evolución de la inflación y el SP500 desde 1970. 

Se observa que no hay una gran correlación, pero algunos de los mejores años de la bolsa fueron en los que los tipos de interés caían. Esto tiene su lógica, ya que la gente pasa el dinero del mercado de bonos al de renta variable para obtener una rentabilidad mayor y combatir a la inflación.

Las acciones a menudo se dividen en 2 categorías: de valor y de crecimiento. Las acciones de valor tienen fuertes flujos de efectivo que se desacelerarán con el tiempo, mientras que las acciones de crecimiento tienen poco o ningún flujo de efectivo en la actualidad, pero se espera que lo hagan con el tiempo.

Por lo tanto, al valorar las acciones utilizando el método de flujo de caja, en tiempos de tipos de interés en aumento, las acciones de crecimiento se ven afectadas negativamente mucho más que las acciones de valor. 

Dado que los tipos de interés generalmente se aumentan para combatir la alta inflación, en épocas de alta inflación las acciones de crecimiento se verán afectadas de manera más negativa. 

Luego están las acciones que reparten dividendos. Cuando la inflación aumenta, el poder adquisitivo disminuye y cada dólar puede comprar menos. Para los inversores interesados en acciones que pagan dividendos, el impacto de la alta inflación hace que estas acciones sean menos atractiva que durante una inflación baja, ya que los dividendos tienden a no mantenerse al día con los niveles de inflación. Además de reducir el poder adquisitivo, la tributación sobre los dividendos provoca un efecto doblemente negativo.

Pero ojo, no todo es malo para este tipo de inversores. De manera similar a la forma en que los tipos de interés tienen un fuerte impacto en el precio de los bonos (cuando las tasas suben, los precios de los bonos caen), las acciones que pagan dividendos se ven afectadas por la inflación: cuando la inflación está en alza, los precios de estas acciones suelen bajan. Por lo tanto, poseer acciones que pagan dividendos con inflación creciente suele significar que el precios de las acciones bajará. Pero los inversores que buscan tomar posiciones en acciones de dividendos pueden comprarlas baratas cuando la inflación está aumentando, dando puntos de compra atractivos.

A pesar de eso, históricamente, los mercados que mejor se han comportado en períodos de inflación para proteger nuestra cartera han sido: las materias primas, el oro y el mercado inmobiliario.

Una forma en que los inversores pueden predecir la inflación es analizar los mercados de materias primas, aunque la tendencia es pensar que si los precios de las materias primas suben, las acciones deberían subir, ya que las empresas «producen» materias primas. 

Sin embargo, los altos precios de las materias primas a menudo reducen las ganancias, lo que a su vez reduce la rentabilidad de las acciones. Por lo tanto, seguir el mercado de materias primas puede proporcionar información sobre las tasas de inflación futuras.

Aquí os dejo algunos fondos y etfs de materias primas, REITS y oro.

  • Amundi Index FTSE EPRA NAREIT (LU1328852659)
  • iShares Core U.S. REIT ETF
  • BNP Paribas Easy Energy & Metals (LU1291109616)
  • Invesco Physical Gold ETC (IE00B579F325)

(No es una recomendación de compra o de venta)

Y esto es todo. Espero que os haya gustado el hilo y os haya servido para entender un poco mejor la inflación.

Si te ha gustado, dale un buen me gusta o haz RT para que llegue a más gente.

¡El conocimiento es poder!

Buena inversión.

 

Deja un comentario

Cerrar menú