POR QUÉ NECESITO UN ASESOR FINANCIERO

Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin

A todos nos ha pasado en algún momento de nuestra vida que, por el motivo que sea, se nos aparece un problema económico y no sabemos muy bien qué hacer para resolverlo. Puede que sea la jubilación, pagar los estudios de nuestros hijos, o simplemente que seamos autónomos y queramos complementar las prestaciones de la Seguridad Social. 

Al igual que cuando estamos enfermos vamos al médico, cuando tenemos un problema financiero hay que acudir a un profesional en la materia. Ese es el papel del asesor financiero. A veces tienen otros nombres, como planificador financiero, coach financiero, administrador de patrimonio, etc. Independientemente de ello, me gustaría proporcionarle una base sólida para que sepa a qué se dedica un asesor financiero y cómo pueden beneficiarle sus servicios, ya que todos necesitamos uno y, créame, no lo digo porque me dedique a ello, lo necesita todo el mundo, lo que pasa es que la gran mayoría todavía no lo sabe, pero vamos a verlo detenidamente.

A lo largo de nuestra vida, nuestros objetivos personales y profesionales van cambiando conforme a las situaciones por las que atravesemos en ese momento. Las necesidades de una persona de 25 años no son las mismas que las de un padre de familia, alguien que esté a punto de jubilarse, un jubilado o alguien que esté ya pensando en la herencia.

Sin embargo, hay un factor común en todos los casos: la necesidad de ahorrar para poder disponer del dinero suficiente para poder lograr unas metas. En este contexto, tomamos conciencia de lo complicado que es ahorrar y nos surgen preguntas como “¿cuál es la mejor manera de ahorrar?” o “¿cuánto ahorro o cuánto puedo ahorrar cada mes?”, para las que no sabemos la respuesta y hace falta ayuda profesional.

Por ello, para gestionar nuestros ahorros y hacerlos crecer es necesario un buen asesoramiento financiero personalizado que nos ayude a decidir qué estrategia es la más adecuada y qué productos financieros se adaptan mejor a nuestro perfil.

La figura del asesor financiero nada tiene que ver con la que muchos tienen concebida. El asesor financiero no vende productos, sino que asesora y da respuesta a las necesidades de los ahorradores. No sucede como en otros trabajos, donde se obliga a vender productos a sus clientes, sean cuales sean sus necesidades. En este caso se busca la solución más adecuada ante una situación determinada. Además, tratándose de dinero es muy importante que se tenga al lado a un profesional con experiencia y formación para evitar que se tomen decisiones perjudiciales.

Los asesores financieros pueden tener múltiples especialidades, pero la idea básica es que lo ayudarán a invertir su dinero para alcanzar sus metas financieras. Estos objetivos podrían incluir la planificación para la jubilación (extremadamente importante hoy en día), el ahorro para la universidad, la reducción al mínimo de su carga fiscal, presupuestos, reducción de deudas, la generación de ingresos o planificación impositiva.

También es posible el apoyo a las empresas, asesorándolas con los compromisos de convenios colectivos, prejubilaciones, fidelización de empleados y responsabilidad civil. Además de lograr los objetivos deseados, un asesor financiero debe ayudarlo a comprender las estrategias que hay detrás de estas decisiones de inversión para estar mejor informado. Es fundamental que el cliente sepa y entienda qué se está haciendo y dónde está su dinero en todo momento.

Su plan de inversión debe tener una estructura claramente definida, en la que sus activos se diversifican en diferentes tipos de inversiones, como fondos de inversión, renta fija, renta variable, seguros de ahorro y otros tipos de productos básicos. Esto ayuda a reducir el riesgo y que su cartera no disminuya en valor si la situación del mercado no es la adecuada en algún momento determinado.

Aparte del enfoque en la inversión, también existen otros aspectos de su vida financiera, como la protección familiar ante cualquier situación adversa, ya sea en caso de fallecimiento o invalidez absoluta, una invalidez total, una secuela,  o una baja laboral.

Esto suele ser algo a lo que la gente no le da mucha importancia y es igual o más importante que las inversiones. Es posible que la gente le preste menos atención a ello, debido a la naturaleza humana de pensar que a nosotros nunca nos va a pasar nada, pensamiento muy alejado de la realidad. Nunca se sabe qué nos puede pasar y por ello hay que estar siempre protegidos. Cada cliente es único y tiene diferentes prioridades, así que asegúrese de que su asesor pueda ayudarlo en lo que necesite.

Por lo tanto, un asesor financiero puede ayudarlo a evitar errores, a encontrar oportunidades y a administrar su dinero de una manera inteligente para proteger y hacer crecer sus activos, junto con una protección a su empresa, a su persona y a su familia, que es siempre lo más importante.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Muy interesante todo lo referente a las finanzas y es un hecho que la mayoría no tenemos la mínima información, conocimiento o educación financiera que necesitamos. Nuestros sistemas educativos no prestan mucha atención a esta materia, por eso el mundo está lleno de gente que no llega a final de mes. Incluso me atrevería a decir que las propias escuelas de administración están totalmente desfasadas de la realidad que vivimos. Cada uno debe aumentar su inteligencia financiera a temprana edad, para ir construyendo una base sólida para vivir dignamente y tener un retiro que no dependa de pensiones o de un gobierno en general.

    1. Muchas gracias por tu comentario Franklin. Por eso estamos aquí, para que deje de haber desinformación y tabúes con respecto a las finanzas y el dinero, y la gente aprenda a manejar bien su capital y saber qué es bueno y qué es perjudicial.

      Un saludo

Deja un comentario

Cerrar menú