RATIOS DE FONDOS DE INVERSIÓN

Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin

Hoy vamos a ver los principales ratios de los fondos de inversión, qué nos dicen y por qué deberíamos prestarle atención a algunos de ellos. Mucha gente no los conoce pero, como siempre, lo veremos todo de una manera clara y sencilla. Vamos allá.

¡Comenzamos!

Muchas veces, cuando nos ofrecen invertir en un fondo de inversión, o simplemente queremos invertir en él por nuestra cuenta, nos entregan un folleto en el que viene mucha información sobre el mismo (política de inversión, comisiones, objetivo de la inversión…)

Para ver la calidad de un fondo, hay que hacer dos análisis: uno cualitativo y otro cuantitativo. Hoy nos vamos a centrar en el análisis cuantitativo, concretamente en algunos ratios que vienen en la ficha de cualquier fondo, y en otros que se pueden ver en otras plataformas.

Los ratios que vamos a ver son:

  • El Alfa
  • El Alfa de Jensen
  • Volatilidad
  • La Beta
  • Tracking Error
  • Drawdown
  • Ratio de Sharpe
  • Correlación y R2
  • Ratio de información

El primero de todos es el ALFA. El alfa es la diferencia entre la rentabilidad de la cartera y la rentabilidad del índice de referencia. Cuando el alfa es positivo, significa que el gestor está añadiendo valor a la cartera gracias a su eficacia y a la de todo su equipo invirtiendo.

Su fórmula es:

α = Rf – Rb

Donde Rf es la rentabilidad del fondo y Rb la rentabilidad del benchmark.

Veámoslo con un ejemplo:

El alfa está bien, pero este cálculo obvia variables como el riesgo asumido, factor determinante para evaluar la calidad de gestión. Es aquí cuando entra en escena el indicador ALFA DE JENSEN.

El Alfa de Jensen es la diferencia entre la rentabilidad obtenida por el fondo, y la que podría haber obtenido el benchmark asumiendo el mismo nivel de riesgo. Es una medición más precisa de la calidad de la gestión, puesto que ajusta la rentabilidad por el nivel de riesgo frente al índice.

De acuerdo con el Alfa de Jensen, la rentabilidad de una cartera puede descomponerse en dos elementos:

  • la habilidad del gestor para tomar posiciones en su cartera conforme a las circunstancias del mercado
  • La habilidad para reducir el riesgo de la cartera mediante una buena diversificación

Pero, ¿Cómo se interpreta el Alfa de Jensen?

α > 0 Lo que todo el mundo busca. Esto quiere decir que tiene más rentabilidad por unidad de riesgo, que el índice de referencia. Si no tuviera esto, no invertiríamos en el fondo, nos iríamos directamente al índice de referencia.

α = 0  El gestor está replicando al mercado o al índice de referencia teniendo en cuenta el riesgo asumido.

α < 0  La gestión llevada a cabo no logra obtener la rentabilidad que correspondería al riesgo asumido.

El alfa de Jensen, de forma aislada, no nos da una medida totalmente fiable. Aunque tengamos un alfa positiva, no deberíamos concluir en si ha batido o no al mercado, ya que no nos dice el signo de la rentabilidad de la cartera en términos absolutos, sólo la habilidad del gestor en términos relativos

La VOLATILIDAD es una de las medidas más importantes. Es la forma en la que se mide el riesgo del fondo de inversión. También se le conoce como desviación estándar, es decir, la dispersión o desviación de los datos con respecto a su media.

Una desviación estándar o volatilidad baja significa que las rentabilidades no fluctúan demasiado en cierto periodo de tiempo, por lo que tendrá un riesgo bajo y viceversa.

¿Cómo calcular aproximadamente entre qué valores fluctúa mi fondo el 95% de las veces, con la información que vemos en Morningstar? Pues con la Rentabilidad media 3a y la Volatilidad.

Para ello, tendremos en cuenta lo siguiente:

El gráfico anterior, el cual sé perfectamente que parece algo muy complejo, es muy simple de usar.

Lo que haremos será usar las siguientes fórmulas:

  • R3a – 2 x Volatilidad
  • R3a + 2 x Volatilidad

Y, ¿Esto qué me dice? Pues entre qué valores ha fluctuado el fondo. Míralo en el ejemplo:

La BETA es la volatilidad del fondo respecto a su índice de referencia.

Si Beta > 1 quiere decir que si el índice de referencia se mueve, el fondo se mueve en una cuantía mayor que dicho índice. Si el índice de referencia sube un 1%, el fondo sube un 1.2% por ejemplo, y viceversa.

Si Beta < 1, querrá decir que el fondo es defensivo, y en momentos de subida subirá menos, y en momentos de caída caerá menos.

El TRACKING ERROR mide el grado de maniobra o la libertad q tiene un gestor a la hora de gestionar. Mayor tracking error,mayor libertad. Menor tracking error,menor libertad. Un TE elevado indica que para lograr la rent. del fondo se asumen riesgos mayores en relación al Benchmark

Cuanto más bajo sea su valor, más cercano será el riesgo de la cartera al riesgo de su índice de referencia, y probablemente nos alejaremos menos en rentabilidad con respecto a dicho índice.

Si hablamos de una gestión pasiva (donde existe un seguimiento fuerte al índice de referencia), el tracking error se mantendrá lo más bajo posible, y en el caso de una gestión activa (donde la participación del gestor es más fuerte) nos encontraremos con valores más elevados.

Si intentáramos acotar unos intervalos para la interpretación del tracking error, podrían ser los siguiente:

  • Entre 0% y 2% sería gestión pasiva.
  • Entre 2% y 5%, sería una gestión con algo más de riesgo, pero controlada
  • Tracking Error > 5% sería gestión activa

¿Tener un tracking error mayor es bueno, o es malo? Pues ni bueno ni malo. Lo importante es que se genere alfa. Cómo se genere nos da igual, lo importante es sacar más rentabilidad que tu índice de referencia.

El MÁXIMO DRAWDOWN es la máxima caída de un fondo en el período de tiempo que transcurre desde que un máximo es registrado, y hasta que vuelve a ser superado. El drawdown se mantiene hasta que no se supera el máximo de referencia.

En el ejemplo anterior se puede ver cómo la inversión genera unas rentabilidades a lo largo de los años. Vemos como hace un máximo en 90 y luego retrocede hasta 40. Hasta que no se supere el máximo de referencia (90), no se podrá contabilizar de nuevo el drawdown.

Es una forma de medir el riesgo de un fondo de inversión o un activo financiero. Se suele expresar como el porcentaje entre el máximo y el mínimo de referencia.

Lo realmente interesante, más que el valor actual, es el máximo drawdown. Cuando observamos la curva de resultados de un fondo de inversión observaremos muchos drawdowns, y algunos muy pequeños. Por eso, lo verdaderamente relevante es el máximo de todo el periodo.

En el gráfico anterior se puede ver la curva de resultados de un fondo real. Hay varios drawdowns a lo largo del periodo. El máximo es primero. Es de un 18% aproximadamente. Aunque el último sea mayor en términos absolutos, es importante trabajar en porcentajes. Para ver la máxima caída de un fondo, yo suelo verlo en Citywire. Aquí podemos ver cuál ha sido su máxima caída en un período de tiempo seleccionado, y compararla con fondos similares del sector.

El RATIO DE SHARPE se utiliza para mostrar hasta qué punto el rendimiento de una inversión compensa al inversor, teniendo en cuenta el riesgo asumido para dicha inversión. El Ratio de Sharpe mide la rentabilidad del fondo en un periodo, menos la rentabilidad del activo libre de riesgo, entre la volatilidad. Por lo tanto, cuanto más alto, mejor. ¿Por qué? Porque te indica una mayor rentabilidad por unidad de riesgo asumida.

El Ratio de Sharpe sirve principalmente para hacer comparaciones. Nos permite comparar distintos fondos dentro de una misma categoría (el fondo con Sharpe más alto será el que nos proporciona un mayor retorno para un mismo nivel de riesgo).

Muy importante, no se debe comparar un fondo de renta variable europea con uno de renta variable americana. Son cosas diferentes. Hay que comparar fondos que sean de la misma categoría.

También es muy importante saber que no se puede usar si la rentabilidad es negativa.

El objetivo de todos los gestores de carteras es sacar la máxima rentabilidad por unidad de riesgo, y uno de los grandes objetivos es reducir el riesgo, y aquí es donde entra en juego una de las grandes ventajas de los fondos de inversión: la diversificación.

Con una diversificación grande no se asegura tener un riesgo menor. Lo que se debe buscar son fuentes de rentabilidad que generen alfa positivo, pero con una baja CORRELACIÓN entre sí.

¿Por qué? Porque si una de esas fuentes de rentabilidad no sale bien, puede que el resto sí, y como no tienen nada que ver entre sí dichos activos, estamos preservando el capital de nuestra cartera.

La correlación se mide en valores entre -1 y 1.

Si CORR = 1 indica una dependencia total de uno con el otro. Si uno sube un 1%, el otro subirá exactamente lo mismo.

Si CORR = -1, si uno sube un 1%, el otro cae exactamente un 1%

Si CORR = 0, lo que haga un fondo, y lo que haga otro, no tiene nada que ver entre sí.

La correlación sirve mucho para ver si el fondo y el índice de referencia que estamos utilizando para hacer el análisis cuantitativo, es el adecuado. ¿Por qué? Porque cuando tu intentas batir a un índice, tienes que intentar batir a algo que se parezca a tus inversiones.

Aquí es donde entra el R CUADRADO (R2). El R2 es la relación lineal que tiene el fondo con su índice de referencia. Varía de 0 a 1. Cuando más cercano a 1 sea, más parecido tendrán entre sí. Se dice que un índice de referencia es representativo cuando la correlación es superior a 0.7

Una cartera de inversión con activos muy poco correlacionados entre sí será menos volátil que otra con activos que sí estén correlacionados entre ellos. El motivo es que cuando una parte de ellos caiga, los otros subirán o al menos mantendrán su valor.

La contrapartida es q tampoco maximizarás la rentabilidad, ya q cuando una parte de tu cartera esté subiendo, la otra no lo hará. Tus activos nunca van a subir todos a la vez. A cambio, tu inversión será más segura (entendiendo esto como una menor posibilidad de sufrir pérdidas)

Por último, está el RATIO DE INFORMACIÓN.

Trata de medir la habilidad que tiene el gestor de un fondo para obtener unos resultados mejores a la media del mercado, entendiendo esto, como la rentabilidad del índice con el cual se compara.

Se obtiene restando al rendimiento del fondo el rendimiento del benchmark y dividiendo el resultado entre el tracking error. Cuanto mayor sea la ratio de información, mejor será la calidad de la gestión.

Sirve para ver si la cartera del fondo es capaz de obtener una rentabilidad superior a la del índice de referencia considerando la volatilidad. El ratio de información se compara con un índice y no con un activo libre de riesgo, así que es más útil para comparar rentabilidades de gestores.

Veámoslo con un ejemplo:

Espero que os haya gustado el hilo y os haya servido para entender un poco mejor los ratios de fondos de inversión.

Si te ha gustado, dímelo en los comentarios y comparte para que le llegue a más gente.

¡El conocimiento es poder!

Buena inversión.

Deja un comentario

Cerrar menú